2.7.06

Catalepsia

A Daniel, por recordar en estos días su ya superada crisis existencial de bachiller.
A Bono.
A mí cuando tenía 15.


A quién se le habrá ocurrido comprarlo de saqui—saqui. Ese olor me perturba; pero no tanto como la profunda oscuridad. Aunque lo peor de todo es el aburrimiento. Ya me fastidié de tararear canciones de Lavoe, cosa que no es fácil. No hallo qué hacer. Ni un sudoku tengo para pasar el tiempo. Qué aburrido es todo esto acá.

Me pregunto por qué nadie esperó un poco más. Creo que es culpa de la ciencia. A la larga, los médicos son como la televisión: todo el mundo cree ciegamente lo que dicen. Pero el azar también influye. Me tocó el peor de todos los matasanos de la comarca, aunque sea compadre de mi buen amigo Tito. Lo mio fue cuestión de –mala- suerte; así como sintonizar uno de esos nuevos programas de PNI y que el control remoto se quede sin baterías.

¡Qué hijueputa es ese doctor! Espero que, por lo menos, no sea egresado de la Central. ¡Qué raya!

Ahora, por qué nadie esperó un poquito más. ¿Será que el chivúo me está pasando factura por andar pregonando mi agnosticismo? ¡Jaaaaaa! Por lo menos aun conservo mi sentido de humor. ¡Ja, ja, ja!

Seguro mi mama está llorando en este momento. Pobrecita mi vieja. Tanta vaina que le eché, pero esta vez superé todos mis récords anteriores —creo—. Olvidados deben estar los mordiscos que le hacía a mi hermano mayor en medio de las trifulcas de siempre y que tanto sacaban a mi madre de sus cabales. Seguro que mi viejita ahora no recuerda las magníficas obras de arte que plasmaba en las paredes de mi recién pintado cuarto de infancia, con ayuda de unas témperas que ella me había comprado para clases de artística. Mil cosas. Escapadas, eternos ataques de adolescente traumatizado, novias que no le gustaban. Ahora me siento culpable por estar acá en plenos carnavales.

Pobre de mi mujer. Se veía tan triste. Me daba cosa verla así, tan devastada. Aunque estaba como demasiado destrozada. Ella es de profesión actriz, pero de las mediocres. ¿Será que está mejorando en su oficio? Bah, no creo. Ella me adora. Alguien debe estar en este momento al lado de la pobre. ¿Quién estará consolándola?… ¡Coño, seguro es alguno de mis amigos! ¡Qué no sea Tito!

Seguro que es el sangre e´ chinche del Tito. Yo siempre sospeché que a él le gustaba mi hembra. Creo que fue desde que me dijo, en medio de una de sus borracheras: “¡me gusta tu hembra!” ¡Con razón miraba atentamente por la tapa del ataúd! Él sí se quería asegurar que no me levantara. Malvado, Tito. Capaz estará planeando como entrar en MI cama, con MI mujer, después de beber MI brandy ¡Tito! Ahora me arrepiento de no haber tenido, por lo menos, tres muchachos con ella y ponerla deforme. Sólo a mi se me ocurre pagar por su operación de tetas y no poner esas mamas a trabajar. Ahora vendrá Tito, el fresco, en plan de querer palpar el trabajo del doctor Pacillo.

Calma. Sé que gritar ya no vale de nada. Eso aumentaría mi desesperación. Apenas si me puedo mover. Aquí adentro apesta a muerte. ¿Seré yo? ¡No! Es el saqui—saqui. El saqui—saqui húmedo huele mal.

Yo que soy un carajo tan de pinga. ¡Me va a tocar pasar por esto! Por lo menos espero que nadie se entere. Si alguien lo sabe, me jodí –más aun-. Ya me imagino el chistecito post mortem en boca de todos cuando escuchen en alguna boda la canción: “No estaba muerto…” ¡Qué mierda! Seré recordado por una canción que versionó Roberto Antonio.

¿Quiénes estarán a mi lado? ¿Quién sera mi vecino? Espero no sea algún malandro. ¡Seguro es un malandro! Me imagino a todos sus amigotes bebiendo anís el día de su cumpleaños; así como cuando celebraba los míos. Esta vaina se llenará de manganzones armando alboroto con su botella de miaoevieja, acompañados por un brujo de tercera fumando tabaco.

¡Qué carajo! No me voy apreocupar. Ahora sólo debo esperar; al igual que todos. De alguna forma —y sin saberlo— ya están metidos aquí, lo demás es cuestión de suerte. Por lo menos a mi no me cremaron…

Ubicación al escribir esta entrada:
Latitud 10° 30' N, Longitud 66° 50'

Contacto: elchamodel114

2 comentarios:

hijo dijo...

por qué alguien habría de echarte crema despues de muerto?

Mariano dijo...

Tengo fobia a la catalepsia! siempre pienso como seria estar ahi. =(