16.7.06

Crónicas de un mochilero (XII)


La gent blaugrana

Tot el camp
és un clam
som la gent blaugrana
Tant se val d'on venim
si del sud o del nord
ara estem d'acord, estem d'acord,
una bandera ens agermana


Ahí estaba yo, con mi camisa del Boca Juniors, cómodamente sentado en un asiento de la segunda bandeja, justo en el cráter de un volcán que tenía muchos años con ganas de hacer erupción: el Camp Nou. A mi alrededor habían poco más de 98.000 aficionados del Barca; todos sedientos de victoria.

Desde afuera, el Camp Nou no sorpende por sus dimensiones. “Es que el estadio es engañoso. Igual que los culés. No se puede confiar en ellos”, me dijo un amigo, hincha del Real Madrid, por supuesto. Lo cierto es que este recinto, el más grande de Europa, está construido por debajo del nivel de suelo, así que las personas que caminan por la avenida Aristides Mallol apenas detallan la parte superior del estadio; lo que sobresale del subsuelo. El resto del coso está adherido a lo más profundo de las entrañas de la ciudad; así como todo lo referente al FC Barcelona. Hablar de la ciudad condal y del club que lleva su nombre, es prácticamente lo mismo.

Esa tarde/noche se celebraba el tradicional trofeo Joan Gamper, en honor al fundador del club. En este partido se hace oficial la presentación de toda la plantilla a la afición. Así que el espectáculo siempre promete. La voz del estadio va anunciando a cada uno de los jugadores antes de saltar a la grama y el público responde con gritos de euforia cada vez.

A mi lado estaba un aficionado culé que durante todo el partido no hizo más que quejarse del equipo. Con su voz ronca y desgarradora, gritaba a los cuatro vientos cualquier cosa que se le venía a la cabeza: “¡Me cago en los muertos de tu abuela, Rijkaard!” “¡Gerard al Valencia!” “¡A mover el culo, gilipollas!” “¡Geraaaaaaard al Valencia!” “¡No me rompas los cojones!” “¡Gerard al Valenciaaaaaaa!”. Todo le parecía mal, especialmente todo lo que hacía Gerard. Nada estaba ejecutado correctamente por los jugadores en el campo. Este señor sufría del síndrome de “DT en tribuna”, enfermedad que aqueja a más de uno que siempre cree saber más que los entrenadores, el presidente del club y el todopoderoso Johan Cruyff. —Mentira, lo que dice Cruyff en Barcelona es palabra santa.—

Los bosteros se adelantaron en el marcador. Anotó el gol un tal Carlos Tévez y lo celebró en grande. Fue un disparo que pegó en poste superior del arco y apenas traspasó la linea de gol. FC Barcelona 0 — Boca Juniors 1, se leía en la pizarra electrónica. Yo, estaba muy feliz. En principio, porque Boca es un gran club; después, porque eso hacía molestar mucho más al tipo que estaba a mi lado; también, estaba acompañado por El Tuyío, Arturito, Jorge y El Maestro, todos culés hasta los tuétanos, así que eso los amargaba más y despertaba el fantasma de no ganar un título en años; por último, soy madridista y es intrínseca la alegría en mi cuando el Barca cae en desgracia. Qué se le puede hacer.

El Barca reaccionó después del gol encajado. Para mi desgracia, ese año a la nueva presidencia del club se le había ocurrido fichar a un jugador brasileño. Un tipo que hace del fútbol un deporte inverosímil con tanta magia y, para más, se la vive mostrando una gigantesca sonrisa imperfecta, cargada de alegría y de inocencia infantil. Él, realmente juega con el fútbol: Ronaldinho Gaucho. En ese primer partido ante su nueva afición, Ronaldinho parecía decirle a todos que nuevos tiempos llegarían. Caños, pases magníficos y paredes irreales nos regaló el carioca en su primera noche. Nosotros —porque no puedo negarlo— respondimos con aplausos infinitos.

El Barca empataría un juego que, luego, ganaría en penales. Como si hubiese escuchado durante todo el encuentro esa voz atorrante y carrasposa que tanto le recordaba lo mal que jugaba al fútbol, Gerard anotó el tanto de darle el empate a su equipo y lo celebró viendo hacia donde estaba sentado el viejo a mi lado. Gerard parecía verle a los ojos. En nuestra fila se sintió un silencio que duró un par de segundos, a pesar de que el estadio se caia de emoción. En eso, mi vecino de butaca sólo grito: “¡Yo sabía, chaval! ¡Qué gran gol! ¡Qué grande eres Geraaaaaaaaaaaaard!”

Recomendaciones de hoy:
El blog: Hala Madrid - El sitio: Real Madrid - La peli: Real, la película, dirigida por Borja Manso - El trago: Madrid - La Ñapa: "illa, illa, illa, Juanito maravilla, se ve, se siente, Juanito está presente"

Ubicación al escribir esta entrada:
Latitud 10° 30' N, Longitud 66° 50'W

Contacto: elchamodel114

4 comentarios:

Paty dijo...

Me hacía falta leer tus crónicas domingueras... Qué bueno que regresaron.
Un beso grande!!!!!

Anónimo dijo...

Epa, Jimmy Joe, ¿qué pasó con el link del 7? Le doy click al illa illa, y se abre wikipedia sin ninguna información de Juanito.
"Los domingos por la tarde, caminando a Chamartín las mocitas madrileñas, las mocitas madrileñas van alegres y risueñas, porque hoy juega su Madrid.
Hala Madrid, hala Madrid...
Pueden conseguir la letra del himno del Real Madrid en: http://www.geocities.com/colosseum/arena/2951/himno.html
PD: Jimmy, coloca la dos versiones del himno del Madrid.

FiFtyUanA...

Ari dijo...

Ohhh Por Dioxxxx, al carajo se le quitó la flojera de escribir!!! Aplausos!!! Jajaja.
Besos pal caramelito!

hijo dijo...

y si hablas de un equipo que valga la pena?