10.1.07

Reunión en la 19-60

La casa estaba repleta. El desorden era evidente, pero eso estaba muy bien, en el debate que se abrió temprano, justo antes de ir al estudio 52 —que luego sería el 54—, Warhol aseguraba que todos teníamos derecho a quince minutos de fama, a lo lejos, Billy Shears le regaló una mirada de las que reprochan, pero a la vez aprueban, Warhol siguió en lo suyo mientras Marilyn hablaba por teléfono con un Di Maggio que nunca pudo superarlo; Joe estaba molesto, porque la rubia nunca le cantó el japiberdei, a la rubia poco le importaba aquello, después de trancar el silencio se hizo incómodo y Elvis se excusó para ir un momento al baño, del cual no ha regresado —por cierto—, aunque el fantasma de James Dean, que nunca falta en estas ocasiones, dice que lo ha visto, pero a esta altura se sabe bien de las ganas de joder que carga el Jim— que no es Morrison, porque ése anda de viaje por París—, todo esto adentro y en el exterior de la casa, que por cierto está decorada muy al estilo psicotomimético, gracias a las recomendaciones de un amigo en común, justo en el porche hay un problema entre Alí y Ringo, nunca se supo qué pasó, pero Yoko estaba involucrada, cosa de la que no se pude enterar John, porque ahí sí es que no me quiero imaginar lo que pasaría, entretanto, la reunión se pone interesante; una copa por aquí y otras por allá, el viejo Hofmann no suelta a la joven Dietilamida que es la más solicitada en el sarao que goza de invitados como Dylan quien le pone cerebro al momento y nadie lo duda, o Amstrong que va dando pequeños pasos mientras a lo lejos, por el área 51, se escuchan unos gritos que parecen ser del vietcong, pero no son, mientras, Kennedy prepara todo para dar una vuelta psicodélica por Dallas y el Ché posa para la foto que después se revelará, y por ahí anda un japonés que ve con recelo al alemán que no fue invitado, pero se coleó como pudo gracias a su nueva amistad con el francés, todo en mayo y Allende no sabe lo que viene, aunque ve por el pasillo a Janis que, muy a pesar de su madre, nació, cof, cof, ¡cof! Decía que la Joplin iba por el pasillo a llevarle algo de comer a Twiggy y a Santana que estaba en aquella esquina practicando un solo de guitarra que Zappa tildó de comercial, y la cosa se puso buena, pero la noche terminó antes de lo esperado.

Ubicación al escribir esta entrada:
Latitud 10° 30' N, Longitud 66° 50'W


Recomendaciones de hoy:
El blog: Vintage blog - El sitio: Psychedelic 60´s - La peli: Psycho, dirigida por Alfred Hitchcock - El trago: LSD - La Ñapa: Lo que sonó en los sesenta

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonito collage, resulta refrescante imaginarse a los personajes de Sgt peppers paseándose por una casa. Vaya reality show!!

Anónimo dijo...

Hay coleados, pero ya se sabe que las temporadas del reality están ordenadas es por épocas, sí señor...

hijo dijo...

cuando no invitas a jerry o a mamie, la gente se ladilla, se van a tomar un martini shaken but not stirred y a ver qué ocurre más allá del valle de las ultra-vixens.

nadie pendiente en la puerta y apareció ali buscando pelea. aparte, el negro no vino poke mataron a martin.

echale pichón al catering

Acuario dijo...

épale...

...dudo mucho que sepas lo que tus dedos tipean inconscientes en el teclado de tu MAC.

Crees que estás "seguro" mientras "recreas" una reunión que consideras "ficticia" (al menos hasta cierto punto); cuando lo que haces es caminar sobre un terreno endeble y peligroso.

Ten cuidado con lo que escribes. Y si no me crees, lee esto: http://www.quieroserescritor.com/al_chamo_del_114.html

Probablemente el "maestro" escribió esas líneas pensando en gente como vos.

Recibe saludos desde lado del monitor. (Probablemente algún día le diré algo parecido a mi hijo: "Hijo, no juegue con candela... porque se puede quemar"... y luego esperaré preparado a que vuelva con sus quemaduras hasta mí... pero por lo menos tendré el "consuelo" de haberlo advertido... es lo único que podemos hcer con nuestros seres queridos).