17.2.06

Tributo a los Beatles


Anoche soñé algo terrible. Ya no quedaba ningún Beatle vivo. No recuerdo como habían muerto Paul y Ringo, pero sé que fue algo muy tonto. Nada de enfermedades trágicas, mucho menos exisitó algún fanático demente que disparara a quemarropa. Murieron y ya. Casi simultaneamente.
Cuando me levanté, inmediatamente imaginé el desastre en Liverpool. Millones de fanáticos llenarían en instantes todas las calles. La gente lloraría desconsolada. Se moriría junto a los Beatles una generación completa. Una forma de ver al mundo. Pensé que ya deberían estar en marcha los preparativos para increibles conciertos simultáneos en todos los continentes. Mick Jagger versionaría A hard day´s night desde Londres, mientras Bono se luciría con Strawberry Fields Forever en Ciudad del Cabo.
Luego de unos instantes, se me ocurrió prender la G4 para buscar noticias sobre el suceso en google. No quería perderme nada.
En ese momento pensé lo genial que sería estar en Liverpool. “Lástima que soy un pelabola”, pensé.

Cuando comencé a teclear en la barra de búsqueda algo como: “muerte ringo paul beatles”, caí en cuenta de que todo era un sueño. ¡Qué cara de pendejo puse! Mi nivel de conciencia llegó a un punto razonable y adecuado. Es que después de beber como lo hice la noche anterior, como mínimo me sentía aturdido. ¡Todavía nos quedan un par de beatles!
Abrí el Itunes y puse a sonar a todo volumen Lucy in the sky with diamonds. Fui a tomarme un Benadón. Me sentía feliz. Y así canté.



Recomendaciones de hoy:
El blog: Los cuatro - El sitio: Página oficial de los Beatles - La peli: A Hard Day's night, dirigida por Richard Lester - El trago: Beatles cocktail (es el #23) - La ñapa: Letras de las canciones de los Beatles
Ubicación al escribir esta entrada:
Latitud 10° 30' N, Longitud 66° 50' W

2 comentarios:

LuisCarlos dijo...

El mundo es feliz cuando suenan los Beatles.
Es en serio. Pasan sólo con pocas cosas, la atmósfera cambia cuando suena en un coche.

Personalmente me encanta la peli El Submarino Amarillo. Creo que todos los colores existentes (o los mínimamente necesarios para ser felices) están allí.

Ray "Bop" Abreu F dijo...

Durante mucho tiempo no tuve ni la menor idea de una de las múltiples dimensiones que abarca la música. Una de las constantes y amenas tertulias con el ilustre poeta, Don Agustín de la Pontevedra, sirvió para que él me enseñara algo que jamás se me olvidará. Don Agustín me presentó a la música con un rostro diferente, me la definió como: “un viaje”. Una traslación del espíritu que se encierra en nuestro cuerpo hacia niveles del no espacio y no tiempo. La música es un viaje, simple o complejo, pero viaje al fin.
El viajar es un elemento que reacciona, violentamente, con nuestro día a día. Nuestro lugar común. Me explico, es muy fácil, cito al poeta: "La música es un viaje. Es un viaje porque con ella te transportas a otros niveles... Pero, un viaje no es cualquier cosa, cada persona después de viajar sufre una metamorfosis. Al regresar de un viaje la sensación de que algo cambió es inevitable. Se marca un precedente, un antes y un después. Simplemente, ya no se es el mismo".
Por eso, me tomo la atribución de agregarle música a este blog, para que mi viaje y el viaje de los que lo visitamos se extienda un rato más. Eso sí, no doy seguridad que el viaje sea plácido y divertido; sin embargo, la ruta de este paseo siempre será novedosa gracias a sus paradas: artistas, orquestas y géneros musicales que no gozan de mucha popularidad. Haré el intento.
Título: "Tributo a los beatles", Grupo Corazón Andino. La base: La bella ciudad de Liverpool y su equipo de fútbol; "You'll Never Walk Alone", cantada por los fanáticos del Liverpool Football Club, los "reds". El desarrollo: "Strawberry Fields Forever", Los Fabulosos Cadillacs; Cualquier canción de los Beatles versionada por Los Beat3, banda venezolana. La conclusión: "The Beatles", Gary Burton.