24.10.06

güanabi bloguer, a blogstar


Leyendo varios blogs venezolanos, me di cuenta que el reportaje publicado en Todo en Domingo sobre la el way of life del bloguero criollo ha levantado polvo. Las críticas están por doquier. La periodista que realizó el trabajo ha sido cuestionada por muchos. En algunos casos se le acusa de no estar pendiente, de ser la campeona mundial en el copy/paste, o de no resaltar los aspectos “realmente importantes” de la blogósfera nacional. Pendejadas.

A mi, más allá de la posible superficialidad con la que se abordó el tema, me preocupa la reacción colectiva sobre el asunto. Se respira en el ambiente ganas de linchar a la periodista. Señores, calma y cordura. La cosa no es para tanto. Hay que entender, de una vez por todas, que no siempre estaremos complacidos con lo que se escriba sobre nosotros y mucho menos la gente que escribe sobre nosotros tratará de complacernos.

En principio, debemos estar claros que para profundizar sobre todas y cada unas de las características que están vinculadas al universo blog sería necesario dedicar completamente la edición aniversaria de la revista dominical de El Nacional para abordar el tema. Todo esto da para una tesis doctoral.

Queda claro que debemos aprender a leer entre líneas cómo nos ven desde afuera ¡Claro que nos debe preocupar que se nos vea con superficialidad! Lo alarmante está en que algo estamos reflejando mal ¿o no?

De cualquier forma, creo no existe unanimidad tan siquiera en la definición de qué somos como comunidad. Así que si nosotros no estamos claros, mucho menos estarán los demás.

En definitiva, debemos comprender que somos un fenómeno —con todas las implicaciones del caso— muy joven que está en constante mutación. Aun nadie sabe digerir lo que esto significa y el alcance que pueda tener.

Lo que sí me ha quedado claro con toda esta polémica es el enorme ego colectivo que compartimos como blogueros. Somos agrandados, señores. Terriblemente agrandados. Creo que el primer paso es, como dicen en AA, aceptar que padecemos el problema. Luego, debemos aprender a exteriorizar lo que somos. Tenemos que darnos a conocer, pero primero conocernos bien. Mientras tanto, no seremos más que unos blogueros güanabí, con enormes ganas de figurar y llegar a ser un blogstar.

Ubicación al publicar esta entrada:
Latitud 10° 30' N, Longitud 66° 50' W

2 comentarios:

Consuelo dijo...

Indudablemente, aun no nos definimos¡¡

Anónimo dijo...

Le apuntaste al clavo y le diste!

Yo he visto todo esto desde muy lejos, pero sí estoy de acuerdo en que por muy "dominical" que haya sido el artículo, la "comunidad" está reflejando algo que no deseaba. Se nos vieron un par de costuras. Estamos claros que en Todo en Domingo nunca vamos a encontrar un análisis serio de nada. Puras aspirinas. Pero asustó, creo yo, que el bloggin haya parecido una actividad demasiado freak.

Un saludo