5.4.06

Blanca novia

La Maga
Aquí estamos otra vez. Tú frente a mí, ofreciéndote cual femme fatal, con aires de prostituta cara, de mujer fácil, pero sin ceder un milímetro, sin ayudarme a probar las mieles de tus blancos atributos. Aquí estoy yo frente a ti, desvalido, desarmado, con un tráfico caótico de ideas que pugnan por salir, palabras que tropiezan, que no respetan las leyes del metro –“dejar salir es entrar más rápido”-. Aquí estamos otra vez los dos, en esta lucha constante por llenarte entera, por acariciar con letras tu nívea piel y tú, renuente, me subes la mano, me cambias el tema, me volteas la cara, me esquivas con tu apariencia de frío y lejano invierno.

Pero no me cansaré de enamorarte, de reunir significados, rimas y sonidos en mi cabeza o en alguna libreta, o en la mano o en una servilleta para hacerte más dócil y llegará el día en que no podrás resistirte, te tomaré entera sin que tengas tiempo ni fuerza ni ganas de negarte. Mil veces más te buscaré, mil veces me retarás con tu periódica vacuidad, mil veces intentaré llenarte y en un eterno retorno volveremos a encontrarnos de nuevo, frente a frente, mi querida, odiada/ amada página en blanco.

2 comentarios:

hijo, no hijito dijo...

recuerdo haber sufrido de la misma manera con un cd virgen. le meto rock? le pongo dancehall? y si me animo por algo techno-punk? new hardcore o una bachatica? no me decido mientras gira y gira el tonasol.
tú qué me recomiendas?

Anónimo dijo...

con versos directos la historia es contada lo que tal vez sea un deyabu de miles de especies.

shinoda