5.4.06

La vida, ante todo la vida

Nayari Rossi Romero
IBIS

Una mañana triste no se parece a otras mañanas. Yo ni los conocía pero no puedo evitar ese desasosiego, esa melancolía, esa falta de ganas. Ya nos acostumbramos a que el mundo es un lugar hostil, eso ya lo sabía, incluso nos acostumbramos a que la vida es un soplo (como dice la canción), pero hoy más que nunca tengo esa negra certeza.
En mis dos décadas he visto cosas horribles, ni las mentes más macabras de la literatura las han escrito tan bien, a veces la realidad supera a la ficción. He visto como la gente baja de los cerros, desaforada; he visto militares disparando a multitudes; he visto golpes de estado; he visto caerse a las torres gemelas… pero hoy, justamente hoy, he visto a tres chamos, hermanos, tres chamos que ya nadie verá más.
No imagino que pudieron ser cuando grandes, pero imagino lo terrible que debe ser perder a tres hijos de una vez, o perder a tres primos, o perder a tres amigos, esos amigos de la infancia y la adolescencia.
No es la naturaleza la culpable, ni un terrible accidente, fue alguien. Un anónimo. Y seguro permanecerá en el anonimato.
Yo no conocía a los hermanos Faddoul, pero al ver su foto en la prensa me pareció poder reconocer a alguien familiar, alguien tan joven como yo. Sin duda hoy es una mañana triste.

13 comentarios:

hijo dijo...

Una x en el Messenger
"He visto esto, he visto aquello. Nunca algo como esto". ¿De qué sirve - de burla - la indignación cuando no se pretende hacer nada al respecto, más allá de inscribirnos en ese grupo de personas decentes y trabajadoras que tanto hacen falta en Venezuela?
Decir, con toda la convicción y arrojo que al situación requiere, (además de dientes apretados y lágrima marca ACME para la foto) que los faddoul - que en paz descansen - reposan ahora en nuestros corazones como una cicatriz imborrable del trato y maltrato de una sociedad post-apocalíptica ficcional es lindísimo, de hecho bastante posmodernista y chic. ¿Pero qué pasa con los muertos diarios que no tienen nombre sino número estadístico? ¿Nos importan ellos también? sería mejor decir que nos importan ellos TAMPOCO.... pueblo iracundo e indignado: acme el favor...

Manifiesta, grita frente a las cámaras, llora si es necesario. Con mis faddoules no te metas, es la consigna. Dile NO! al secuestro, al señor matanza. Dile no a las armas y a la violencia. Unámonos a la comparsa y pongámonos nuestro trajecito de domingo que la iglesia queda en la vía. Los casos con nombre (tristemente) famoso, son pocos y más adelante ya tendremos momento de descansar de la ajetreada y novedosa vida ajena.

¿De qué sirve una x en el Messenger? ¿Acaso intentos de un cacerolazo vía mail?
¿Quién, exactamente, recoge, tabula e informa los resultados acerca de las 20 millones de equis en el Messenger, y qué hacen con eso?
Las respuestas arrojadas por estas y otras preguntas me llevan a pensar que sí: la indignación que somos capaces de sentir, se expresa de la misma manera en que expresamos la superflua importancia que tiene... con "x, o sea, whatever. Hellooo!"

Palabra clave: indignación

Mariana dijo...

Ahorita caminaba por altamira y varios tramos de la avenida francisco de miranda estaban trancados por manifestaciones. Me fui de farandulera a escuchar las consignas y de repente me topé con una doñita con una bandera de Venezuela negra que insultaba a una conductora mientras le trancaba el paso y le decía "¡No me voy a quitar! ¡Bájate a protestar! ¡Por solidaridad!... todo esto frente a la emblemática plaza altamira, la plaza de la libertad como le dirían en algún momento los asiduos marchantes del lado este de la ciudad. Y yo me preguntaba: ¿no es la violencia justamenete lo que esta doña vino a condenar? Pues a grito pelao ella protestaba, agrediendo a una pobre señora que tuvo la mala suerte de tomar esa vía. Tristemente como lo dice el compañero del comentario anterior esto es lo que somos: un país que alquila shows para luego pasarlo mil veces por televisión con musiquitas truculentas. Mañana volverá la rutina hostil de todos los días donde la gente se pega gritos, se insulta, se agrede, se pisa, y después culpa a Chávez o al ministro por el país que tenemos...

hijo dijo...

otra cosa, nayari: para q pilles de lo q hablo, no mataros a tres personas. mataros a los tres Faddoul y a Miguel Rivas.... quien dicho se a de paso, por ser un triste chofer nadie lo menciona.

menos mal que su muerte duele menos

habiendo dicho esto, que viva la Venezuela circense y farandulera

Anónimo dijo...

Eres un cliché. Lamento no haber dado a entender lo que de verdad quería decir, pero en fin. No se trata del hecho, de lo que pasó, de la circunstancia de un día tal de abril. Es mucho más que eso. Es esa imagen de joven, de niñito, de niñito con parálisis (y que me perdonen los santos si acaso he caído en la manipulación “mediática”). La propiedad con la que dices las cosas me abruma, simplemente porque quizá no me conoces lo suficiente como para saber qué tanto me importa lo que pasa a diario (no sólo la gente que muere es víctima de la violencia). Simplemente hoy me dio por decirle a mis panas la impresión que he tenido todo el día, sólo es algo que escribí hoy. Quizá son sólo las hormonas alborotadas, ese instinto maternal que a veces se despierta, pero estás muy lejos de saber lo que eso significa.
Me imagino que tus acciones cotidianas tienen la misma fuerza que tus palabras, bien por ti.
Naya

Hector J. Roman dijo...

Independientemente de que los que aquí nos expresamos tengamos diferentes criterios hay algo en común: nos indigna ver que estas cosas ocurran. No sentimos impotentes al ver como gente desalmada sesga la vida de alguien. No importa si la víctima es pobre o rica, si es joven o anciana, a todas las personas sensibles nos afecta por igual. Es cierto que a algunos casos se les da más cobertura que a otros, pero tomandome la libertad de hablar por los demás, no es que se tenga preferencias, es simplemente que una situación cuyuntural actúa como un disparador de una reacción en cadena que despierta una empatía colectiva y a través de ese hecho puntual repudiamos la situación general que nos agobia, tal como Naya lo señala. Para algunos es una válvula de escape para las frustraciones acumuladas, que a veces desemboca en situaciones desagradables. Ciertamente hay quienes se aprovechan de estas cuyunturas para hacer algún tipo de proselitismo, pero son los menos. Estoy de acuerdo en que cada quien es libre de expresar o no sus inconformidades pero también considero que para mejorar nuestra sociedad debemos ser más proactivos, además de manifestar nuestra inconformidad debemos hacer lo que esté en nuestras manos para mejorar nuestro entorno, y así quizá algún día prevalecerá la buena voluntad y la armonía. En nosotros está cambiar las cosas, apoyados por los entes competentes sí es posible. Somos mayoría y no nos debemos dejar amilanar por unos cuantos delicuentes.

Anónimo dijo...

Escribo sólo para felicitar al programa Portada's de Venevisión, que, ayer miercoles en la mañana, comenzó su emisión con sus tres anfitriones diciendo que compartían el duelo con la familia Faddoul, para luego proceder a presentar de inmediato, en vivo y con mucho papelillo, al grupo Salserín con mucho Swing. Igual las radios... "Estamos consternados, dolidos, horrorizados, muera Chávez" y suasss, venía tremendo tema bailable, o tremendo reggeaton como si nada, para luego seguir en sus malditas 'poses' de lutos activos. ¿POR QUE COÑO NO CALLAN LA MALDITA MUSICA' ¿POR QUE COÑO NO SUSPENDEN SUS COMERCIALES, EN SEÑAL DE DUELO REAL, AL MENOS POR UN PUTO DIA? Malditos medios de comunicación de mierda de este país. Su doble moral y su doble discurso nos van a seguir llevando derechito al infierno.

Hector J. Roman dijo...

Estimado Anónimo. Entiendo tu consternación. Pero ¿no crees que sería mas adecuado que expusieras tus ideas como un nuevo tópico? Considero que tus opiniones, que merecen ser escuchadas, se salen del planteamiento inicial hecho por Naya, que como ella misma dijo, es simplemente un desahogo.

Anónimo dijo...

Tienes razón, es triste ver cómo murieron esas cuatro personas. A cualquiera conmueve. Más tristeza da que a raíz de esas muertes, otra persona haya muerto mientras hacía su trabajo. Sí, es triste, pero así es la vida. La gente muere y de maneras mucho peores a las que vimos.
Pero lamentablemente lo más triste está por venir.
Aquellos que han salido a la calle a clamar por justicia, aduciendo "miedo" e inseguridad, y que arbitrariamente decretaron duelo nacional, superarán este trance con la primera rasca de vacaciones. La Semana Santa servirá para que todos los consternados vuelvan a la normalidad, y como ya es costumbre, olviden este momento.
La inefable y absurda X del messenger, cambiará por nicks estúpidos de las aventuras sagradas vividas en la vacación y demás comentarios absurdos de aquellos que utilizan messenger como una ventana para que les conozcan la vida.
En fin, el luto durará lo que duren los venezolanos en beberse unas cervezas y escuchar un reggaeton.
El supueto movimiento universitario -fuera de contexto,para variar- acabará pronto, una vez que todos hayan vivido su experiencia reaccionaria y tengan algo que contar en un futuro, como unos encapuchados y una corredera por los pasillos. Lamentablemente en la UCV los promotores eran de la escuela de Comunicación Social, que aprovecharon la ocasión para tratar de mostrar y mostrarse, como defensores del país, mientras lo que hacían era trancar la principal autopista de la ciudad quemando cauchos y aplaudiendo.
Las demás casas de estudio dejarán de echar vaina, una vez que los niñitos se hayan cansado de aparecer en televisión con sus mejores ropas mientras reían y cantaban implorando por justicia, y con pancartas que dejaban ver la palabra LUTO quizá un poco más grande que su propia vanidad.
Por último, el supuesto estallido social que provocó este suceso, será superado y todos volverán a sus vidas habituales, y el show se repetirá una vez que los medios decidad darle cobertura a otro hecho aborrecible en un futuro.
Sí, es triste, estoy de acuerdo. Es muy triste ser venezolano.

P.D: También es triste que Portada's haya hecho eso; igual de triste que es ver a los que protestan ir a sus trabajos y sus clases. Así que si te parece triste que la vida continúe, no sigas con tu trabajo y tu universidad, porque total, es irresponsable que los demás mantengan su modo de vivir por unas muertes, y soberanamente irresponsable que la radio coloque música y que un programa promocione a Salserín.


Para estar en consonancia con el estilo del blog, de musicalizar los textos, aquí dejo esto:
"Otro muerto, otro muerto qué más dá/ si está muerto que lo entierren y ya está"
Mecano

Pablo Amair

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Desde hace tiempo en el mundo y, particularmente, en nuestro país la cara de la violencia se está anidando entre nosotros. El odio, la venganza, la intolerancia nos está llevando a dónde no queremos llegar.
Perdonar, revisarnos íntimamente, hacer poda de lo sucio y ver florecer lo bueno. Ese es el camino.
Difícil? Completamente, mas no imposible.
Ese es mi sueño, por él yo lucho día a día. Tratando de ser mejor, en mis pocos metros cuadrados, y haciendo ley de vida lo de: "Tratar a los demás tal y cómo nos gusta ser tratados".
Ese es el secreto, esa es la vía.

Soy un romántico y a veces un absurdo, pero soy así..., qué se le va hacer?

Todo lo mejor para Usted

Anónimo dijo...

¿Y a Deepak quién lo invitó? ¿Mayte dejó de publicar en Estampas y se vino para el blog?

HR dijo...

Un comentario al margen para NR. Lamento mucho lo ocurrido. Realmente no tenía ni idea de que era la misma cl...
Mis disculpas. Feliz cumpleaños cuando llegue ese día que me dijiste. Cuidate.

LuisCarlos dijo...

UN abrazo grande, naya, mariana. Y a los panas del pana del 114. Todo lo mejor para ustedes.
Quisiera que Pablo Amair, a quien leí allá arriba, me explicase bien eso de las protestas de la UCV. No entiendo su percepción del asunto.

Tampoco entiendo que en medio de la protesta, le gente empiece a diferenciarse. "Yo protesto, pero no soy tan protestón como el gritón aquel", "Yo tranco, pero me quejo de los trancones ayer".
Y los que diferencian a los muertos... ya lo dijo Tyszka ayer de buena forma, el país se acaba el día que diferencie a sus muertos.

Pero me llama la atención una cosa de todo esto: el dolor por proximidad.
La gente se quejó por los Faddoul y Miguel Rivas "porque podíamos ser uno de ellos"... le dolió Aguirre "porque pudimos ser nosotros".
Y es interesante. ¿Pero no hay que además desarrollar cierta capacidad para sentir dolor por lo que creemos ajeno? Por lo de más allá, por el corazón del otro.

Digo, por fastidiar un rato, amigos.

Anónimo dijo...

Creo que no es dificil entender lo que quise decir acerca de las protestas en la UCV. Con una simple lectura se entiende, lo digo porque lo releí varias veces para encontrar aquello que no entendiste, pero de verdad que no encontré algo que pudiera confundir a cualquier lector.
Es una crítica, simple como eso. No pretende mucho ni es una percepción avezada de un evento social. Espero que ahora si lo comprendas, de verdad no cuesta.

Pablo Amair.