23.5.06

Jurungando mi iTunes





Esta semana:
Louis Armstrong

Satchmo, nacido en Nueva Orleans, fue uno de los personajes más influyentes en la historia del jazz. Al principio de su carrera se dio a conocer como trompetista, pero fue con su particular estilo vocal que popularizó este género. Sobran las palabras para hablar de este gran músico.

La canción de hoy: La vie en rose, una promesa de amor hecha canción. Conocí esta pieza gracias a La Maga. Para ella va dedicado este post.


Powered by Castpost

Ubicación al escribir esta entrada:
Latitud 10° 30' N, Longitud 66° 50' W
Contacto: elchamodel114

4 comentarios:

LuisCarlos (un chamista) dijo...

Estoy en un perol de computador que ni tarjeta de sonido tiene.
No hizo falta, con que me nombres al dios y lo invoques según la maga me viene la melodía susurrante hasta esta redacción de locos.
-Por favor, si alguien es gurú de las búsquedas hiperespecializadas en la web, consiga la versión de la misma pieza "La vie..." cantada por el cubano Bola de Nieve (a quien recomiendo con todo). Cuenta la historia que la propia Edith Piaf adoraba la versión de Bola...
y nada, no la consigo.
Gracias por el recuerdo de una vida multicolor

elCapo dijo...

Coño, Louis es inmortal. Yo trato de evitarlo cuando se une con la Fitzgerald, lo hacen tan bien, se complementan tanto, que hacen daño. Envician.

Anónimo dijo...

Viste Jimmy, no hacía falta que escribiera. Todo fluye [[así suene trillado]]. Luis Carlos, el panameño, mencionó a la autora original de la vie en rose: "La propia Edith Piaf".
La versión de Satchmo es buena, muy buena, tiene un sentimiento diferente a la doña Piaf. Ambas versiones se las traen.
Panameño, busqué por internet y no conseguí la versión de bola de nieve. Por favor, si la tienes en mp3 hazme la segunda y envíasela al chamo. Luego yo cuadro con él para que me la pase.
Y al caporal le digo que entiendo lo que le ocurre con Ella Fitzgerald y Louis Amtrong. Esa unión es de temer y, más aun, sin se le añaden Duke Ellington, Kenny G y compañía...

FiFtyUanA...

IBIS dijo...

seguro encontraremos a la maga...todavía veo a Horacio en medio de un desgarrador capítulo siete.
Otro juego de Rayuelas, maga, así nos sorprende la vida. Bella esta versión.
Pablito, que sabrosos los matices de tu blog...